Verbo infausto donde los haya, especialmente hoy día. Pero más aún si pensamos en su etimología, pues procede del latín plagiare, que significaba ‘vender o comprar a personas libres’. Una forma de robar que se ha extendido, y de qué manera, al campo de las ideas o textos ajenos.